GP de Brasil: Victoria de Vettel y nuevo doblete de Red Bull, que deja las espadas en todo lo alto para Abu Dhabi


Análisis de la carrera

Excelente demostración de fuerza la llevada hoy a cabo en Interlagos a cargo del equipo Red Bull, que suma un nuevo doblete esta temporada y que, con la victoria de Vettel y el segundo puesto de Webber, deja el campeonato en un pañuelo, de cara a la última carrera, que se disputará en el circuito de Yas Marina, en Abu Dhabi.

Ni los más optimistas fanáticos de la Fórmula 1 hubiéramos imaginado llegar a la última carrera en esta tesitura, con Alonso liderando la clasificación -y por tanto, dependiendo de él mismo- pero con la emoción de encontrarse apenas a ocho puntos del segundo, Mark Webber y sin descartar en absoluto a Sebastian Vettel, a 15 puntos del asturiano.

La carrera en sí no ha tenido apenas historia. Como era previsible, el sorprendente poleman tras la clasificación de ayer, Nico Hulkenberg, apenas sí pudo resistir unos pocos metros el empuje de su compatriota Sebastian Vettel, que enseguida le ganó la posición. Acto seguido, el alemán también era rebasado por Mark Webber y ambos aprovecharon para poner tierra de por medio frente al resto.

Momento en que Vettel arrebata a Hulkenberg la primera posición tras la salida

Por detrás, de nuevo decepcionante Lewis Hamilton se las tenía tiesas con un Fernando Alonso, que salió muy agresivo con el fin de tratar de adelantar al británico a las primeras de cambio. Sin embargo, el esperadísimo duelo Hamilton-Alonso apenas sí duró una vuelta ya que un error de pilotaje del piloto de McLaren (el enésimo esta temporada) dejó expedito el camino al asturiano que, acto seguido, se iba como  un poseso a por Hulkenberg.

El alemán, seguramente atenazado por los nervios de encontrarse en una situación como la que estaba, con el fin de tratar de defender su aún privilegiada posición, sólo se dedicó a hacer un tapón de proporciones bíblicas, cerrando vuelta tras vuelta todas las puertas a Alonso, que se desesperaba intentando encontrar un hueco por donde rebasar al alemán de Williams. Esa lucha era aprovechada por los dos Red Bull para marcharse definitivamente del resto e imponer un ritmo endiablado.

Nico Hulkenberg, tratando de cerrar las puertas a Fernando Alonso

Tras varios intentos infructuosos, Alonso lograba adelantar a Hulkenberg en la vuelta 7 y se situaba en una cómoda tercera posición, asegurada con un buen ritmo de carrera, inferior a la de cabeza, pero francamente superior al de sus perseguidores, especialmente dado que Hamilton, el único que podría hacerle frente, se topaba ahora con Hulkenberg y sufría en sus carnes el duro trámite de adelantarle, perdiendo todas sus opciones de cara al pódium.

La carrera, sin apenas incidentes de relevancia, seguía su curso, con el único interés de saber quién ocuparía la quinta posición ya que Hulkenberg, una vez que entró en boxes, dejó de ser un problema para Hamilton y se diluía entre la maraña de coches que peleaban por entrar en los puntos.

La única duda que flotaba en el ambiente era saber si, como hizo Ferrari en Alemania (o en este mismo Gran Premio en 2007 con Massa y Raikkönen de protagonistas) habría órdenes de equipo y Vettel sería rebasado por su coequipier, máxime viendo cómo en la parte central de la carrera Webber empezaba a recortar diferencias con su compañero poco a poco.

Sin embargo, tanto si había previstas órdenes de equipo como si no, toda oportunidad de que Webber rebasase a Vettel se vino abajo cuando en la vuelta 51, Vittantonio Liuzzi perdía el control de su Force India a la salida de una curva y se estampaba violentamente contra las protecciones. Aunque el accidente no tenía consecuencias para el piloto italiano, obligaba a la salida de un oportunísimo Safety Car, especialmente para Alonso, que rodaba tercero a más de 13 segundos de la cabeza y se veía, sin comerlo ni beberlo, de nuevo en la lucha por la victoria.

Alonso, rodando en solitario en una cómoda tercera plaza

Sin embargo, ese Safety Car sólo trajo un damnificado que no fue otro que Mark Webber. Al relanzarse la carrera, Vettel lograba unos metros de ventaja y se marchaba mientras que Webber, que era literalmente “engullido” por un marasmo de coches doblados, perdía comba con respecto a su compañero. Además, el australiano empezaba a ver de reojo no sólo cómo no lograba despegarse de Alonso, sino que éste, echando el resto en las últimas vueltas, le recortaba su exigua distancia hasta llegar a situarse apenas a dos segundos y con unas pocas vueltas por delante.

Finalmente no hubo lugar a las sorpresas y las cosas quedaron como estaban, con una victoria brillante de Vettel, seguido de un sufrido Webber y un exhausto Fernando Alonso, que pone las cosas al rojo vivo para la última prueba del campeonato.

Vettel ducha en champán a Christian Horner tras su victoria

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, la enorme deportividad y limpieza de la que ha hecho gala el equipo Red Bull, respetando esa promesa que hicieron la semana pasada y por la que no habría órdenes de equipo, optando por una especie de “a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga…”

Aun cuando esta decisión les pueda privar del título de pilotos -evidentemente la victoria de Webber habría sido un duro golpe para Alonso– dejaron exclusivamente ese mérito en manos de sus pilotos. Pese a que tuvieron una ocasión de oro para que Vettel dejase pasar a Webber, especialmente antes del Safety Car, cuando su distancia sobre Alonso era sideral, decidieron actuar con total deportividad y no llevaron a cabo maniobra extraña alguna para beneficiar a Webber. ¡Bravo por ellos!

Además hay que reseñar el gran ritmo de carrera de Alonso, muy bueno especialmente el último tercio de la prueba, exprimiendo al máximo su Ferrari y, aunque no incomodó en exceso el doblete de Red Bull, sí que dejó claro que, en caso de perder el Mundial, el asturiano venderá muy cara su derrota.

Por su parte, bastante buena la carrera de hoy de Mercedes GP, con un Nico Rosberg colosal -pese a un infame pitstop en el que tardaron la intemerata por un problema con una rueda, y un Michael Schumacher, cada vez más entonado y que, aunque al final del campeonato, parece que empieza a cogerle el aire a la competición.

Por último, excelente el carrerón de Jenson Button, que tras una pésima clasificación ayer, en la que ni siquiera entró en la Q3, finalizaba quinto merced sobre todo a una muy buena estrategia de su equipo, cambiando ruedas antes que nadie.

Gran carrera la disputada por Jenson Button y Michael Schumacher

Lo peor, una vez más, Felipe Massa, que sigue gafado, nefasto y sin levantar cabeza desde lo de Alemania. Si alguien esperaba que hoy pudiera ayudar a Fernando Alonso, pronto debió desistir, máxime viendo su forma de correr, torpe y atropellada -con un par de toques y una salida de pista- junto a un pitstop horrendo en el que le apretaron mal la rueda delantera derecha que le obligó a repetir parada una vuelta más adelante.

Decepcionante Hulkenberg, que no pudo o no supo mantener nada de lo mucho logrado ayer y mal los Renault, especialmente Kubica, del que esperaba mucho más, especialmente viendo cómo se comportó durante los libres y parte de los entrenamientos de clasificación de ayer. El polaco nunca encontró nunca su lugar en pista.

Jaime Algersuari, una vez más, se ha quedado a las puertas de los puntos en una meritoria carrera en la que un toque dejaba sin opciones tras ser superado por Kobayashi. Rodó siempre más rápido que Buemi y completó una gran participación en conjunto.

Imagen del pódium de Brasil, tras el nuevo doblete de Red Bull

Clasificaciones de carrera y del Mundial

Finalmente la clasificación de la carrera quedó de la siguiente forma:

1º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), en 1h 33′ 11”

2º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 4,2”

3º) Fernando Alonso (Ferrari), a 6,8″

4º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), a 14,6″

5º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 15,5″

6º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 35,3″

7º) Michael Schumacher (Mercedes GP),  a 43,4″

8º) Nico Hulkenberg (Williams Cosworth), a 1 vuelta.

9º) Robert Kubica (Renault), a 1 vuelta.

10º) Kamui Kobayashi (Sauber), a 1 vuelta.

La clasificación general del Mundial de Pilotos e aprieta aún más, con Fernando Alonso todavía líder -y dependiendo de sí mismo para ganar el título- con 246 puntos, seguido más de cerca aún por Mark Webber, con 238 puntos y Sebastian Vettel, con 231 puntos. Ya prácticamente sin opciones, Hamilton cae hasta la cuarta plaza, aunque con posibilidades matemáticas de ganar, con 222 puntos (a 24 puntos del líder).

Donde ya no hay dudas es en la consecución del Título de Constructores ya que, con el doblete de hoy, Red Bull se ha proclamado ya matemáticamente campeón por escuderías, con sus 469 puntos, seguido de McLaren con 421 puntos y de Ferrari, con 389 puntos.

Las espadas en todo lo alto tras la victoria de Vettel

La próxima carrera

La próxima carrera, a disputar en tan sólo una semana en el circuito de Yas Marina será sencillamente de infarto. Nos espera un circuito muy técnico, en teoría favorable a Red Bull pero en el que Fernando Alonso tiene el Mundial en la palma de su mano. En el peor de los casos y, suponiendo que Webber ganase en Abu Dhabi, Alonso sería campeón siendo segundo.

A partir de ahí, todas las cábalas y combinaciones son posibles, máxime sabiendo cómo han funcionado las cosas hoy en Red Bull. Vettel ha manifestado que no renuncia a nada y hoy, que era la ocasión ideal para cumplir órdenes de equipo, eso no ha pasado. Sin embargo, viendo el rendimiento del asturiano hoy, parece muy difícil que falle.

Sólo un error mecánico en Ferrari, nada previsible, podría darle el Mundial a Webber -o incluso a Vettel– el Mundial puesto que un abandono o una mala clasificación de Alonso, abriría todas las posibilidades al alemán, desatando una lucha fratricida en el seno del equipo austríaco, de consecuencias incalculables.

No sé a vosotros, a mí después de esta carrera no me quedan uñas así que no quiero ni imaginarme la que nos espera de aquí en siete días delante del televisor…

Anuncios

2 Respuestas a “GP de Brasil: Victoria de Vettel y nuevo doblete de Red Bull, que deja las espadas en todo lo alto para Abu Dhabi

  1. Está muy bien lo del Fair play de Red Bull. Lástima que se les olvidara lo que paso en el GP de Turquía, cuando le dijeron a Mark que conservara y acto seguido Vettel le estaba atacando.

    De todas formas, me llaman mucho la atención las declaraciones de Dietrich Mateschitz que dice que prefiere ser segundo a dar órdenes de equipo. ¿estratagema publicitaria? o ¿vettel sabrá dejar pasar a webber sin recibir órdenes?

    El caso es que la carrera se presenta apasionante, y el título yo lo veo realmente difícil ya que RB lleva dos dobletes en las últimas dos carreras y va camino del tercero. Bueno, el de Corea iba camino del doblete pero se enfangó en el barro, je jee. La única opción de Alo es hacer una clasificación espectacular o meterse entre los dos RB en la salida… qué nervios!!!

    Un saludo.

    • Cierto es que la carrera se presenta apasionante porque hay mil combinaciones y todas ellas posibles para que uno de los tres sea campeón aunque, no nos engañemos, quien tiene la sartén por el mango es Alonso. Sobre todo si, bien por cabezonería personal de Horner y cía. (más “cía.” que Horner, esa es la verdad 🙂 ) o bien por exceso de fair play -aunque a estas alturas ya no creo en los cuentos de hadas- Red Bull puede acabar pegándose un tiro en el pie y, por no sacrificar a ninguno de sus pilotos, le acaban poniendo el titulo en bandeja al asturiano…

      Sólo de pensar que por un “quítame allá esos puntos” Vettel gana y Webber queda segundo y Alonso tercero, algo probable y visto el rendimiento de los Red Bull, francamente posible, el australiano se queda sin título, la que se puede liar no es parda, sino que puede arder Troya en el seno del equipo austríaco…

      Yo entendería que dejasen a ambos pilotos darse de tortas -como ocurrió en Turquía, por más que no respetase Vettel la orden de no atacar- en el supuesto de que Alonso tuviese problemas durante la carrera pero me parece un suicidio deportivo iniciar una guerra absurda cuando, no nos engañemos, de los dos pilotos el único con opciones verosímiles de ser campeón es Webber, y eso sólo pasa por su victoria en Yas Marina y dejar en tercer lugar como mínimo a Alonso…En fin, ellos sabrán 😉

      Salu2 y gracias por tu comentario, Arquio