Imagen del día: El dinero podrá dar la felicidad pero no el talento


Probablemente fuese un rico el que acuñó el famoso dicho de “El dinero no da la felicidad”. Un refrán que nosotros no compartimos en absoluto. Es más, estamos convencidos de que, si no da la felicidad y hemos de llorar, preferimos hacerlo en un Ferrari…

Este refrán se lo podíamos aplicar a Mohammed Ben Sulayem, un excéntrico millonario árabe y “presunto” piloto de rallyes de la zona, que destrozó un Fórmula 1 de Renault en una carrera de exhibición en el circuito de Dubai, mientras competía en la recta de salida del circuito asiático contra un Ford GT.

El dinero pudo permitirle el capricho de pilotar el Renault R28 con el que Fernando Alonso disputó el Mundial de 2008. Sin embargo, lo que no pudo comprar con el dinero fue el talento para poder manejarlo.

Así pues, lo único que pudo disfrutar del monoplaza fue el placer de arrancar el coche y moverlo por la pista apenas un centenar de metros ya que, segundos después de arrancarlo, lo estampó contra la pared, destrozándolo en pedazos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.