Nascar: Jeff Gordon y Jeff Burton, a torta limpia en el asfalto


En contraposición a la Fórmula 1, muchos piensan que la Fórmula Nascar o la Fórmula Indy, disputadas en los típicos circuitos ovales norteamericanos, son aburridas y que sólo la espectacularidad de algunos accidentes son la sal de esas carreras.

Lo que no sabemos es cómo calificar el episodio vivido el pasado domingo en el famoso Texas Motor Speedway, durante la disputa de la carrera AAA Texas 500, cuando el monoplaza conducido por el piloto Jeff Gordon era golpeado por detrás por el que pilotaba Jeff Burton, empotrándolo contra la pared, quedando destrozados ambos coches.

Obviamente, los dos pilotos tuvieron que abandonar, pero he aquí que cuando se encontraron sobre la pista, el “agresor” Jeff Gordon, totalmente fuera de sí y hecho una furia, se acercó a Jeff Burton y, lejos de excusarse por lo arriesgado de su maniobra, lo zarandeó y le intentó agredir salvajemente.  Por su parte, el otro protagonista, Jeff Burton, perplejo por el espectáculo ofrecido, apenas sí podía zafarse del furibundo ataque de su compañero.

Sólo la rápida intervención de los comisarios, interponiéndose entre ambos, evitó que la sangre acabase por llegar al río y que aquella refriega acabase como el rosario de la aurora.

Lo más curioso del tema es que, minutos después y ante las cámaras,  Burton admitía su culpa, añadiendo en tono de broma que no tenía intención de golpear a Jeff Gordon. “Yo no lo culpo por estar enojado, yo estaría loco también”, dijo.

Sin embargo, el bueno de Jeff Gordon no estuvo igual de condescendiente y se mostró bastante contrariado por lo ocurrido, manifestando que “de toda la gente ahí fuera que nunca pensé que iba a pasar con Jeff Burton. Siempre he tenido un enorme respeto por él, pero ciertamente perdido mucho respeto en la actualidad”.

Estas cosas, aunque han pasado alguna vez en la Fórmula 1, afortunadamente hace mucho tiempo que no ocurren y mira que ha habido oportunidades para ello ¿Os imagináis a Hamilton y a Massa a puñetazo limpio tras el accidente de Monza? ¿Y a Webber y Vettel montando el gran pollo tras chocarse entre sí cuando iban líderes en Turquía?

Afortunadamente, en la Fórmula 1 la emoción viene dada por otras cosas, bastante más edificantes. Esperamos que no cunda el ejemplo…

Anuncios

Los comentarios están cerrados.