Cómo transportar las bicicletas en el coche con total seguridad


¿Cuántas veces nos hemos ido a dar un paseo en coche y nos hemos animado a echar las bicicletas al coche y nos las hemos visto y deseado para poder llevarlas a bordo?  Lo que muy pocos sabíamos es que esa especie de “Tetris” que solemos organizar cada vez que tenemos que llevarnos a cuestas las bicicletas dentro del coche, aparte de ilegales, nos pueden costar un disgusto en caso de accidente.

Al menos así se desprende del estudio que recientemente han elaborado de forma conjunta el RACE y la aseguradora Caser, en el que 9 de cada 10 encuestados desconocía cuál era la forma más segura de transportar una bicicleta en un coche. Es más, el 67% de los encuestados afirman que el lugar más habitual de transporte es en el interior del coche y un 69% asegura que ese es el lugar más seguro de colocación de las bicicletas.

Por este motivo, ambas compañías decidieron llevar a cabo un Crash Test con el fin de analizar los riesgos y consecuencias del traslado de las bicicletas dentro del coche. Los resultados son absolutamente estremecedores.

El ensayo se realizó con un vehículo que circulaba a 64,32 kms/h transportando dos bicletas de recreo y sus respectivos equipajes, en el interior del coche, con los asientos de las plazas traseras abatidos.

Pues bien, transportar una bicicleta en el interior de un vehículo, sin la debida sujeción, supone un alto riesgo de lesividad para los ocupantes, una disminución de la efectividad de los sistemas de protección, como cinturones y reposacabezas o airbag, y -lo más grave- la posibilidad de que la carga salga eyectada fuera del vehículo e impacte sobre otros usuarios de la vía.

Asimismo, se constató que con el peso de la carga transportada, equivalente a 28 kilos de las dos bicicletas y a 44 kilos los equipajes, en el caso de impacto a la velocidad del ensayo, la fuerza con la que golpearía al conductor y acompañante equivaldría a un objeto de unos 1.000 kilogramos.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el transporte incorrecto de la bicicleta está sancionado, una sanción que además ignoraba un 89% de los encuestados.

Por tanto, si se opta por el traslado de la bicicleta en el interior del coche requerirá, en primer lugar, un maletero amplio o una bicicleta plegable o desmontarla si no es posible plegarla. Si se decide por esta opción, es fundamental establecer un mecanismo de sujeción que permita sujetarla muy bien, de forma que sea imposible que la bicicleta o sus componentes puedan salir despedidos en caso de accidente o un simple frenazo.

Por ello recomendamos optar por su transporte por fuera del vehículo. Eso sí, siempre mediante el uso de un dispositivo homologado y, a ser posible, recomendado por el fabricante, ya que será el que mejor se adapte a tu vehículo aunque hoy día, gracias a su generalizado uso, prácticamente todos se adaptan sin problemas.

Los hay de tres tipos: los que van en la baca, los del portón trasero y los de bola de remolque y siempre asegurándonos del correcto anclaje, para evitar posteriores  “despistes” por la carretera.

About these ads

Los comentarios están cerrados.