GP de Japón: Un nuevo doblete de Red Bull que afianza el liderato de Webber. Alonso, tercero, sigue firme


Análisis de la carrera

En una madrugada intensa, la carrera de hoy en Suzuka ha sido bastante bonita, animada y hasta cierto punto emocionante. Saldada con el esperado doblete de Red Bull, con Sebastian Vettel como dominador desde el principio y su compañero -y líder del Mundial- Mark Webber, como segundo de a bordo, la emoción estaba en saber quién iba a acompañar a los pilotos de la escudería austríaca en el pódium.

El principal aspirante, contra todo pronóstico, parecía que iba a ser el polaco Robert Kubica, brillante todo el fin de semana, tanto en los entrenamientos libres como en la cronometrada de clasificación, tras la que partía en tercer lugar. Una clasificación que, recordemos, se tuvo que disputar apenas cinco horas antes de la propia carrera, debido a la suspensión en el día de ayer de los entrenamientos oficiales debido al inmenso aguacero que cayó sobre Suzuka.

Sin embargo, salvo el dominio de Red Bull, todas las previsiones se fueron al traste desde el mismo momento en que se dio la salida. Fernando Alonso, que partía cuarto volvía a salir mal, de la misma manera que Mark Webber (un clásico ya en eso de perder posiciones al salir) y ambos eran rebasados por sus más directos rivales. El peor parado era Mark Webber, que veía cómo su monoplaza era fácilmente adelantado por el Renault de Kubica, mientras que Alonso perdía su posición con Button, si bien inmediatamente después el asturiano la lograba recuperar en una arriesgada maniobra al salir de la primera curva.

Por la parte central del pelotón, sin embargo, se organizó una buena “montonera” en tanto en cuanto Petrov, que se tocaba con Hulkenberg se iba directo al muro en los primeros metros y, unos metros más adelante, Massa, horrible todo el fin de semana, hacía lo propio tras tocarse con Rosberg y cruzarse contra el grueso de pilotos, colisionando contra el Force India de Vittantonio Liuzzi.

Ello obligó a la salida del Safety Car, durante cuya actuación se produjo un hecho que bien pudo marcar el resultado final de la carrera. En la vuelta 3, mientras los operarios estaban retirando los monoplazas implicados en los accidentes, pudimos ver cómo en Renault se encendían todas las alarmas y salían a toda prisa sus mecánicos al pitlane. Inexplicablemente, Robert Kubica se empezaba a descolgar sin aparente explicación…hasta que vimos cómo su Renault circulaba con tres ruedas ya que, aun sin saber por qué, el coche se había dejado la rueda trasera derecha por el camino, quedándose tirado sin que ni siquiera le diese tiempo a llegar a boxes.

Con el rocoso Kubica fuera de carrera, se produjo el relanzamiento de la carrera, en la vuelta 7. Webber volvía a ser segundo y al tiempo, Alonso se situaba tercero, quitándose de esa forma ambos pilotos el enorme escollo de tener que adelantar al Renault del polaco, un hueso muy duro de roer (especialmente en esta carrera donde estaba yendo como un tiro) sin forzar sus monoplazas.

A partir de este momento, los “tres tenores” y máximos aspirantes al título se empezaron a marchar del resto, ofreciéndonos un verdadero recital, con continuos intercambios de vueltas rápidas y récords en los distintos sectores, demostrando que hoy por hoy ya son los únicos aspirantes al título, ya que el otro aspirante, Lewis Hamilton, hoy se ha despedido de manera prácticamente virtual a sus opciones de lograr su segundo título mundial.

Y es que bien parece que al británico de McLaren le haya mirado realmente un tuerto en este tramo final de la temporada. Tras los fiascos de Italia y Singapur, esta vez era la mecánica el que le jugaba una nueva mala pasada. Primero porque rompió su caja de cambios y, como la tuvo que cambiar, fue penalizado con cinco puestos en la parrilla de salida, pese a que acabó tercero en los entrenamientos de clasificación.

Mala suerte para los McLaren hoy, lejos de la cabeza

Sin embargo, el segundo varapalo para Hamilton vino a mitad de carrera. El británico, tras su cambio de ruedas en la vuelta 22 y, mientras circulaba en  cuarta posición, estaba protagonizando un furibundo ataque a Alonso. Absolutamente desatado, el británico estaba llevando a cabo una gran remontada en pos del asturiano y logrando varias vueltas rápidas consecutivas, hasta el punto de que llegó a situarse apenas a un par de segundos del piloto de Ferrari.

Pero nuevamente la suerte le volvió a ser esquiva y, cuando ya tenía a tiro al  Fernando Alonso, su nueva caja de cambios dejó de funcionar y se quedaba sin tercera velocidad, con lo que perdió todas sus opciones de pódium, hasta el punto de que su coequipier Jenson Button, que circulaba a 15 segundos detrás, también pudo rebasarle. Sólo la enorme distancia que llevaba el británico consus perseguidores, en torno a los 30 segundos, impidió que también perdiese su quinta plaza.

Desde ese momento, nada cambió en los primeros puestos de la carrera, salvo que los márgenes entre los tres primeros se estrecharon más de lo previsto, con Alonso enseñando los dientes a Webber y éste a su vez a Vettel, aunque sin ver en modo alguno peligrar su victoria.

Sebastian Vettel, gran dominador de la carrera de Japón

Es más, la única incidencia reseñable en este último tramo de carrera entre los primeros clasificados se produjo en la vuelta 49, cuando el alemán Nico Rosberg, hasta entonces séptimo, sufría otra especie de “poltergeist” similar al sufrido por Kubica. Su rueda trasera izquierda desaparecía como por encanto y finalizaba su actuación empotrando su Mercedes contras las protecciones.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor de la carrera, la fiabilidad de Ferrari y el buen momento de Alonso, que plantó cara los Red Bull, que si bien no sufrieron excesivamente, sí es cierto que no se impusieron con el dominio tan abrumador que exhibieron especialmente en los entrenamientos libres sobre el resto.

No olvidemos tampoco el enorme carrerón del ídolo local, Kamui Kobayashi que, tras el accidente de Rosberg se hacía con la séptima posición tras cuatro memorables adelantamientos (todos ellos realizados en la misma curva), destacando especialmente por su espectacularidad el último de todos, efectuado a su compañero Heidfeld, confirmando que al japonés no sólo no le tiembla el pulso a la hora de asomar el morro a sus rivales sino que es uno de los que más y mejor apura las frenadas hoy día en el paddock.

Por lo demás, la carrera nos dejó bellísimas imágenes como un nuevo duelo entre los Mercedes de Rosberg y Schumacher, con varias vueltas circulando emparejados y con constantes ataques del heptacampeón, a los que el joven piloto supo responder con maestría, conservando su posición hasta que sufrió su citado accidente.

Lo peor, la mala suerte de Renault, que había mostrado un poderío increíble tanto en los entrenamientos libres como en los oficiales y que, sin embargo en apenas tres vueltas, tenía a sus dos monoplazas en sendas grúas, camino de boxes.

Tampoco debemos olvidarnos del problema ocurrido con las ruedas tanto en Renault como en Mercedes ya que, en ambos casos el hecho de que se “volatilizasen” en carrera, rompiendo hasta el cable de protección, puede incluso suponerles una sanción económica.

Imágenes de la emocionante lucha entre Rosberg y Schumacher

Españoles en carrera

La actuación de Jaime Alguersuari, una vez más estuvo caracterizada por la mala suerte ya que el piloto catalán estaba cuajando una buena actuación, rondando la 10ª plaza y, por tanto, el acceso a los puntos, hasta que a falta de 9 vueltas para el final, el bueno de Jaime dejaba entreabierta una puerta en la curva “favorita” de Kobayashi, que el japonés no desaprovechó. Ante el empuje del piloto nipón, Alguersuari trató de responder cerrándole el paso pero lo hizo demasiado tarde, ambos monoplazas se tocaron y el Toro Rosso del español dañaba su alerón delantero, teniendo que entrar en boxes a repararlo.  Mala suerte, porque con el abandono del Force India de Sutil, producido un poco después, con haber mantenido la posición hubiese logrado el ansiado punto.

Pódium de Suzuka, con los Red Bull en lo más alto junto a Alonso

Clasificaciones de carrera y del Mundial

Tras las 53 vueltas, la clasificación del GP de Japón quedó como sigue:

1º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), en 1h 30′ 27”.

2º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 0,9”

3º) Fernando Alonso (Ferrari), a 2,7”

4º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 13,5”

5º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), a 39,5”

6º) Michael Schumacher (Mercedes GP), a 59,9”

7º) Kamui Kobayashi (Sauber), a 1′ 04”

8º) Nick Heidfeld (Sauber), a 1′ 09”

9º) Rubens Barrichello (Williams Cosworth), a 1′ 10”

10º) Sebastien Buemi (Toro Rosso Ferrari), a 1′ 12”

La clasificación del Mundial de Pilotos sigue comandada por Mark Webber, con 220 puntos, incrementando en tres puntos más su ventaja sobre Fernando Alonso, que sigue en segundo lugar aunque ahora a 14 puntos del australiano de Red Bull. Además, se le ha complicado el panorama al asturiano, en tanto que Sebastian Vettel, con su victoria de hoy, le iguala a puntos en el casillero y vuelve a optar seriamente por el título.

Quien ha dicho adiós prácticamente a sus opciones del Mundial es Lewis Hamilton, que está ya a 31 puntos del líder, con apenas tres carreras por disputar (o dos, si al final no se puede celebrar la carrera de Corea).

Por su parte, en la lucha por el título de Constructores, el doblete de hoy acerca el campeonato a Red Bull. La marca de bebidas energéticas, con sus 426 puntos, abre una brecha de 45 puntos sobre McLaren y de 92 sobre Ferrari, sus inmediatas seguidoras.

Red Bull aumenta su distancia en el Campeonato de Constructores

La próxima carrera

La 17ª cita del calendario se tendría que disputar el próximo 24 de octubre en el nuevo circuito de Yeongam, en Corea del Sur. No obstante, y como ya os comentamos en su día, los retrasos que lleva acumulados están arrojando muy serias dudas sobre su celebración, por más que las autoridades locales y el propio Ecclestone hayan puesto sus manos en el fuego porque se cumplan los plazos.

En todo caso, con una clasificación tan apretada y estando las cosas como están de emocionantes, ojalá esté todo listo y podamos asistir a otro espectáculo como el que hemos asistido hoy, en el que podemos aventurarnos a decir que el título es ya cosa de tres.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.