Alfa Romeo cumple 100 años


Los duros inicios: la Primera Guerra Mundial y los Felices Años 20

Nada hacía presagiar que aquella  empresa de automoción que un grupo de empresarios francoitalianos acababan de instalar en territorio lombardo un 24 de junio de 1910 bajo el acrónimo A.L.F.A. (Anónima Lombarda Fabbrica Automobili), como filial de la francesa Darrack iba a llegar hasta nuestros días, 100 años después y con la salud y el ánimo tan revitalizado como se encuentra hoy día.

El primer coche que la factoría italiana produjo fue  el Alfa 24 HP, un modelo lanzado en 1910 y que destacó desde el primer momento por su mecánica, rendimiento y placer de conducción. Dicho vehículo, un éxito en la época, contaba con un motor de 4 litros que daba 42 CV y llegaba a los 100 kms/h, una auténtica hazaña tecnológica para aquellos tiempos.

Alfa 24 HP, el primer Alfa Romeo de la historia

Sin embargo, el estallido de la Primera Guerra Mundial y los recursos limitados hicieron pasar por los primeros problemas serios para la empresa, que fue adquirida el 2 de diciembre 1915 por el ingeniero y empresario napolitano Nicola Romeo. El nombre fue cambiado a “Alfa-Romeo“.

La planta de Portello, que ya contaba con una plantilla de 2.500 trabajadores, se amplió para convertirse a la producción de guerra. La planta de motores de los compresores de hecho, municiones, motores de aeronaves y, a partir de 1917,- los trenes.

Una vez acabada la Gran Guerra, la empresa volvió a hacer lo que mejor sabía: los coches. Así, Alfa Romeo da un salto hacia adelante cuando logra su primera gran victoria en el mundo de la alta competición, imponiéndose en la Targa Florio de 1923 con el Alfa Romeo RL TF, con el que hacía su presentación el mítico trébol de cuatro hojas, el famoso Quadrifoglio Verde como el emblema de carreras de la marca.

Más tarde, en 1925 lanzó el Alfa P2, con el que la marca italiana ganó el primer Campeonato del Mundo de automóviles en la historia, la primera de las cinco victorias registradas hasta la fecha para Alfa Romeo.

Mientras tanto, la marca ficha como Ingeniero Jefe a Vittorio Jano, el artífice de los grandes Alfa Romeo de la década de 1930. Su debut fue el modelo P2, seguido por el 6C 1500 (1928), 6C 1750 (1930), 8C 2300 (1931) y el Gran Premio Tipo B-P3 (1932) . Asimismo Jano fue el responsable del legendario Alfa Romeo 8C, de ocho cilindros en línea con turbocompresor.

Los años 30, Alfa triunfa en la alta competición y la primera gran crisis

Los años 1930 fueron los años en que la leyenda de Alfa Romeo fue tomando forma, entre otras cosas gracias a pilotos hoy legendarios como Antonio Ascari, Gastone Brilli Peri, Giuseppe Campari, Enzo Ferrari, Tazio Nuvolari  o Achille Varzi. Todos ellos llevaron a Alfa Romeo a la victoria en todo tipo de carreras como la Mille Miglia (prueba en la cual, el récord de 11 victorias siguen imbatido hoy día), las 24 Horas  de Le Mans, con cuatro victorias consecutivas, la citada Targa Florio así como una larga lista de Grandes Premios internacionales en los que Alfa Romeo resultó victoriosa.

Alfa Romeo 8C 2300, uno de los primeros campeones de la historia

Sin embargo, la recesión mundial que siguió al crack de Wall Street de 1929 tuvo repercusiones en la expansión de Alfa. Así pues, la empresa fue adquirida en 1933 por el IRI (Istituto per la Ricostruzione Industriale), un organismo público similar al INI español.

Ugo Gobbato fue nombrado entonces Director Ejecutivo y reorganizó la producción, centrándose en el negocio de la construcción de motores para aeronaves, vehículos industriales y, en menor medida, de turismos y coches de carreras, ámbito que la compañía abandonó en el año 1934, entregando su exitoso 8C 2300B a la Scuderia Ferrari.

Por su parte, ya desde 1936 la producción aeronáutica llegó a convertirse prácticamente en  el 80% de los ingresos de la compañía.

La II Guerra Mundial y los duros años de la reconstrucción

El estallido de la II Guerra Mundial en Italia, en  junio  de1940, abortó definitivamente los ambiciosos planes de la compañía. Como la mayoría de las industrias italianas, Alfa Romeo tuvo que dedicarse intensamente a la producción de guerra, siendo sus instalaciones objeto de varios bombardeos por parte de los aliados en octubre de 1944, hasta el punto que la planta de Portello dejó de funcionar debido a los enorme daños sufridos por el ataque.

El trabajo se reanudó en de abril de 1945 pero los talleres habían sido dañados y tampoco había elementos para la fabricación de motores de aviones, autobuses o coches. Así que los 8.000trabajadores de la planta de Portello tuvieron que emplearse a fondo en la fabricación de cocinas eléctricas, muebles metálicos, puertas, ventanas y persianas, en definitiva, todo tipo de objetos necesarios para reconstruir un país, arrasado por la Guerra.

Los triunfantes años 50

La producción de coches se reanudó definitivamente en 1946 y en 1950 se inauguró la primera cadena de montaje en la planta de Portello. Centrados en la alta competición, Alfa Romeo dominó con puño de hierro. Así, Nino Farina ganó el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en 1950 a bordo de un Alfa 158.

Al año siguiente le tocó el turno al legendario campeón argentino Juan Manuel Fangio, que volvió a ganar el Mundial para Alfa Romeo al volante de un Alfa 159, que en aquellos años ya montaba un poderoso motor de 425 CV, capaz de alcanzar más de 300 kms/h.

Sorprendentemente, Alfa Romeo decidió retirarse de la alta competición, aunque siguió compitiendo en la categoría Sport con el Alfa Romeo Volante 1900 Disco, un coche con forma de platillo volante capaz de alcanzar una velocidad máxima de 225 kms/h.

Mientras tanto, la empresa se concentró en la producción de automóviles estándar, vehículos industriales, aeronaves y motores navales, y los motores diesel para aplicaciones industriales. Tras la reorganización del IRI en 1948, Alfa pasó al holding italiano Finmeccanica.

En 1954 la marca presenta el Alfa Giulietta Sprint. Este coche – junto con el Spider, presentado en 1955 sería crucial, y no sólo para la historia de Alfa, que estableció nuevos hitos técnicos, en tanto que fue el primer automóvil de serie con uno de los dos ejes del motor completamente de aluminio, sino porque supuso la salida de Italia “de facto” del túnel que le supusieron los oscuros años de la postguerra.

Los años 60 y 70: el resurgir de la marca

La década de 1960 comenzó con el éxito del Alfa Giulia, lanzado en 1962,  que desarrolló la filosofía del anterior Giulietta, obligando a Alfa Romeo ampliar la planta de producción y abrir una nueva planta en Arese, cerca de Milán.

Al final de su larga trayectoria, el Alfa Giulia y sus derivados,  el  Alfa Giulia Sprint GT (1964), el  Alfa Spider Duetto 1600 (1966) y el Alfa 1750 en sus versiones coupé y spider, alcanzó la cifra de un millón de unidades fabricadas.

Alfa Romeo Spider Duetto, un cabrio con historia

Paralelamente,  se creó la división de carreras Autodelta y Alfa Romeo impuso su ley en las pistas de todo el mundo con el TZ Giulia (1963), el TZ 2 (1965), el Giulia GTA (1965) y el Alfa 33 (entre los años 1969 y 1971) .

Los años 1960 fueron quizás los mejores para la marca, al menos desde el punto de vista comercial. Los coches se vendían en todo el mundo y los lazos con el mercado norteamericano se consolidaron (algo que dura incluso hasta nuestros días).

Bajo la gestión de Giuseppe Luraghi -Director General hasta 1974- y las habilidades de Orazio Satta Puliga, Ingeniero Jefe de Alfa, se crearon todos los modelos hasta el Alfetta, pudiendo decirse que en estos años Alfa Romeo alcanzó la cima de su desarrollo.

La histórica planta de producción de Portello se quedó literalmente pequeña para abastecer la ingente lista de pedidos y la producción se traspasó paulatinamente a la nueva planta  de más de 2.5000 metros cuadrados en Arese y dan comienzo las obras de una tercera planta  en Pomigliano d’Arco (Nápoles), cuya primera piedra fue colocada el 29 de abril de 1968.

Los años 70, comienza el declive

Los años 70, marcados por la crisis del petróleo de 1973, comienzan con una serie de importantes éxitos comerciales para la marca italiana. Así, se lanza el Alfasud, uno de los más famosos modelos de la marca, que ve la luz en 1971 dotado de una serie de soluciones mecánicas sofisticadas como el motor de cuatro cilindros “boxer”.

En 1972 y casi en paralelo se inicia en Arese la producción de otro mítico modelo como es el Alfetta. Una berlina deportiva de mecánica sofisticada, con motor delantero longitudinal y tracción trasera que llegó a ser líder en su segmento durante muchos años.

Alfetta, un coche mítico y un éxito de ventas en su época

El Alfetta GT, lanzado en 1974 junto al nuevo Alfa Giulietta, creado en 1977, se convierten en el eje central de la producción de la planta de Arese.

Los duros años 80 y el desembarco de Fiat

Los años 70 se caracterizaron por su crudeza y su alta conflictividad a todos los niveles, algo a lo que Alfa Romeo no pudo abstraerse. A pesar de ello, la compañía preparó el lanzamiento de una serie de modelos que hicieron que la compañía pudiese mantener el tipo al menos en la primera mitad del decenio de los 80, con el lanzamiento de tres modelos. Por un lado, el Alfa 33 en 1983. Por su parte el exitoso Alfetta fue sustituido por el Alfa 90 en 1984 y el Alfa  75, el último de los  Alfetta,  fue presentado en 1985 para celebrar el 75º aniversario de la marca.

Sin embargo, acuciada por las deudas y con graves problemas de prestigio en lo que a fiabilidad de sus modelos en ese momento se refiere, se produjo la adquisición de la marca por el Grupo Fiat, y se produce un cambio de timón decisivo para llevar a Alfa Romeo a la situación en la que se encuentra hoy día.

Mientras tanto, y ajenos a este hecho, en 1987 se inicia la producción del Alfa 164, un berlina de alta gama.

Alfa Romeo desde los años 90

Los años 90 se convierten en un período de febril actividad para la casa italiana, ya bajo el paraguas del Grupo Fiat. Así, 1992 fue el año del lanzamiento del Alfa 155 mientras que en 1994 se presenta el  Alfa 145 para reemplazar al famoso (y no menos problemático) Alfa 33.

Por su parte, el año 1995 fue el de la puesta de largo de dos de los grandes éxitos recientes de Alfa: el deportivo GTV y la revisión del mítico Spider, que devuelven a Alfa Romeo al primer plano de la actualidad. Un éxito que se prolongaría un año después, con el lanzamiento del Alfa 156 como sustituto de otro gran fiasco, el Alfa 155.

El Alfa 156 fue el resultado de un nuevo estilo y avances técnicos de primer nivel (como la suspensión delantera de doble horquilla y el motor diesel common-rail) que se tradujo en un inmediato éxito en el mercado, con el premio “Coche del Año” en 1998 incluido, año en el que el Alfa 166 sustituyó al  veterano Alfa 164.

Alfa 156, el modelo que devolvió al primer plano a Alfa Romeo

El año 2000 se inicia con el lanzamiento de otro gran éxito de Alfa Romeo con fue el compacto Alfa 147, también reconocido como Coche Del Año.

Por su parte, el otoño de 2003 se presentó  el Alfa GT, un novedoso coupé de cuatro plazas que, sin ser un gran éxito de ventas, sí que cumplió con creces las expectativas.

2005 supuso la irrupción del Alfa 159 como sustituto del Alfa 156, así como una gran evolución de su estilo y la aplicación de nuevas proporciones, motores más potentes y ecológicos así como nuevas configuraciones de carrocería. Ese mismo año se presentó el Alfa Brera, seguido por el nuevo Alfa Spider en 2006.

De nuevo en 2006, Alfa Romeo presenta el tan esperado Alfa 8C Competizione, un coupé de muy alto rendimiento con un diseño llamativo que le convirtió en un  clásico instantáneo. Con sólo 500 unidades fabricadas, este superdeportivo se convirtió de inmediato en una pieza de museo tanto para los coleccionistas como para sus afortunados propietarios.

2008 fue el año en el que se lanzó el Alfa 8C Spider, que mantiene las mismas características mecánicas y de funcionamiento de la versión coupé y de otra gran apuesta de la marca, el Alfa Romeo MiTo, un compacto de aspecto deportivo, para los conductores jóvenes que gustan de las líneas y espíritu deportivo de la marca.

La última gran creación de Alfa Romeo y que cierra de momento la evolución histórica de la marca, es el nuevo Alfa Giulietta, un compacto de cinco puertas lanzado con el fin de revitalizar la marca en uno de los segmentos más importantes de Europa.

Alfa Romeo Giulietta, la última gran creación de Alfa Romeo

Anuncios

Una respuesta a “Alfa Romeo cumple 100 años

  1. Que buena esta la historia de los alfa !!! gracias Carlitos .